Trono de Nuestro Padre Jesús de Azotes y Columna

Trono de Nuestro Padre Jesús de Azotes y Columna

Inspirado en la Catedral de Málaga, el trono de Nuestro Padre Jesús de Azotes y Columna es uno de los grandes estrenos patrimoniales de nuestra Cofradía de los últimos años. Con el nombre de Ntra. Sra. de la Encarnación, en homenaje al primer templo de la ciudad, nuestro Sagrado Titular estrenó en la Semana Santa de 2012 un diseño de Juan Carlos García Díaz con el que se reemplazaba el trono que se venía utilizando desde 1987. García Díaz no solo firma la obra, sino que también es autor de la talla y de la imaginería del trono, mientras que la carpintería es obra de Juan García Casas, con orfebrería de los talleres Aragón y Pineda de Motril, charolado de Eduardo Cobalea y dorado de Isabel Mariño.

De líneas rectas, centra la composición frontal una capilla en la que el ángel anuncia a María la Encarnación y que es una copia del mediorelieve del medallón que luce sobre la puerta principal de la Catedral. Sobre la capilla figura en orfebrería el escudo de las Reales Cofradías Fusionadas arropado por dos ángeles. Con esta iconografía se quiso dar el significado de ‘Principio’, que se ve complementado por la capilla trasera, en la que aparece la idea de ‘Final’ gracias a una imagen de la Resurrección, en cuyo fondo se reproduce un patio interior de la Alcazaba. Sobre ella aparece el emblema del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Málaga, Hermano Mayor Honorario de nuestra Hermandad y vinculados históricamente a la sección de Azotes y Columna.

Por su parte, las capillas laterales de la obra rinden homenaje al resto de los Sagrados Titulares de nuestra Hermandad. Así, la correspondiente al varal A, denominada ‘Monte Calvario’ por el pasaje bíblico, recuerda no solo a las imágenes de los Santísimos Cristos de la Vera Cruz y Ánimas de Ciegos, Nuestra Señora del Mayor Dolor y San Juan Evangelista, sino también la fusión de la Cofradía de Azotes y Columna con la de la Santa Vera Cruz y la de Ánimas de Ciegos en 1891. Como fondo se vislumbra la muralla del castillo de Gibralfaro. Sobre la capilla, el escudo franciscano, ya que la Cofradía de la Columna (Azotes) se fundó en el Convento de San Luis El Real y así hace un guiño al ‘principio’ de esta Hermandad.

Segunda fusión

La capilla lateral derecha, correspondiente al varal F y con la iconografía de ‘La Exaltación’, homenajea al Stmo. Cristo de la Exaltación y a María Stma. de Lágrimas y Favores, así como recuerda la segunda fusión que tuvo lugar en nuestra Hermandad, en la que la Cofradía de la Exaltación se unió a las ya anteriormente “fusionadas”. Asimismo, el escudo de San Juan o Cruz de Malta, en honor a la actual sede canónica, figura sobre el conjunto en el que también aparece como fondo la muralla de Gibralfaro.

Un detalle significativo consiste en que las cuatro capillas están encuadradas en columnas a semejanzas de las existentes en la Catedral de Málaga tanto en la fachada e interior como las salomónicas del Altar Mayor. En este caso, las salomónicas que aparecen en la obra cuentan en su basamento con la Cruz de Malta, mientras que las estriadas lucen la columna con flagelos, escudo de la Cofradía de Azotes y Columna.

Por su parte, las esquinas del trono están completadas por los cuatro Evangelistas, situándose San Mateo, con su tetramorfo del hombre o ángel, en una situación preferente debido a que su onomástica, el día 21 de septiembre, coincide con la fecha en la que se encargó la realización del trono al tallista Juan Carlos García Díaz.

San Juan, con ropajes en oro

En la esquina contraria (varal F), se sitúa San Lucas con su tetramorfo del toro, mientras que en las traseras figuran San Juan con su tetramorfo del águila y San Marcos con su tetramorfo del león. Sobre las manos de los Evangelistas están representados sus libros evangélicos, en los que se aprecian en el trono pasajes de sus narraciones que hacen referencia a la flagelación, castigo o aproximación al momento que recoge Ntro. Padre Jesús de Azotes y Columna. Asimismo, sus ropajes son de colores oscuros con la excepción de San Juan (esquina trasera izquierda, varal A), que luce vestiduras en oro por ser uno de los Sagrados Titulares de nuestra Cofradía. Circundando el trono se sitúan los rostros de todos los Apóstoles sobre orfebrería y con sus nombres grabados.

Completa el conjunto en ambos laterales del trono cuatro cartelas o casetones en los que, sobre talla, se recogen distintas simbologías y alegorías de nuestra fe cristiana. Así, en la izquierda se representa la dependencia del hombre Dios, la grandeza de Jesucristo, la venida del Espíritu Santo y la fe como triunfo a través de la escalera y las nubes, el eclipse, el cedro, la mitra, el fuego y la estrella. En la derecha, el espejo y la luna, la azucena, el arca y el sol dejan patente la confirmación dada por Dios, la Encarnación y la alianza entre Dios y el hombre.

La iluminación de toda la obra se basa en cuatro grandes faroles cuadrados y achaflanados de orfebrería plateada en cuyos cristales figura la Cruz de Malta, que se complementan con una docena de tulipas coronadas en metal sobre crestería en orfebrería que rodean todo el conjunto.

En definitiva, un trono diseñado con reminiscencias de la Catedral de Málaga para que Ntro. Padre Jesús de Azotes y Columna luzca como se merece cada Miércoles Santo y que fue entregado a las Reales Cofradías Fusionadas el 17 de marzo de 2012 tras una década de esfuezo por parte del grupo de trabajo de este Sagrado Titular.

M. Evaristo Díez Alcaraz
Mayordomo de la sección de Azotes y Columna


Galería de imágenes